Detienen al secretario de Educación de Río de Janeiro acusado de desviar fondos de asistencia social

La Policía brasileña detuvo hoy al secretario de Educación del estado de Río de Janeiro, Pedro Fernandes, en una causa que investiga el supuesto desvío de recursos públicos destinados para asistencia social.

Las autoridades también buscan a la ex diputada federal Cristiane Brasil, hija del presidente del Partido Laborista Brasileño (PTB), Roberto Jefferson, y precandidata a la Alcaldía carioca de cara a las elecciones municipales de noviembre próximo, informó la agencia EFE.

La acción se enmarca dentro de la operación Catarata, por la que el año pasado se detuvo a siete personas sospechadas de fraudes en licitaciones de la Fundación Leao XIII, órgano vinculado al Gobierno de Río de Janeiro.

Fernandes, quien fue presidente de esa fundación antes de asumir la secretaría de Educación, fue localizado por los agentes en su residencia, en el barrio carioca de Barra da Tijuca, pero mostró un examen que decía que estaba con coronavirus y, por ello, quedó bajo arresto domiciliario.

La acción de este viernes tiene en la mira contratos de asistencia social firmados entre 2013 y 2018, de los que se desviaron de manera ilícita entre un 5 % y un 25 % del valor de los mismos, que en total llegaron a costar a las arcas públicas casi 120 millones de reales (unos 22,5 millones de dólares).

Los investigadores sostienen que la trama de corrupción alcanzó también a secretarías municipales de la capital fluminense, cuyo alcalde, el obispo evangélico Marcelo Crivella, fue ayer centro de varios allanamientos por otra causa.

Las autoridades sospechan que Cristiane Brasil, quien afronta otras causas por asuntos de corrupción y por violaciones de las leyes laborales con empleados que trabajaban para ella, participó en la red corrupta en su etapa como secretaria en el área social en la Alcaldía de Río.

La exdiputada también llegó a ser nombrada ministra del Trabajo en el Gobierno de Michel Temer (2016-2018), pero la Corte Suprema anuló la nominación por sus problemas con la Justicia.

Río de Janeiro atraviesa una grave crisis institucional tanto en la administración de su capital como en el Ejecutivo regional.

El gobernador del estado de Río, Wilson Witzel, está suspendido del cargo por la Justicia desde hace unas dos semanas por otro asunto de corrupción relacionado con los recursos destinados para la pandemia del nuevo coronavirus.

Por otro lado, los dos candidatos favoritos para las elecciones de noviembre a la Alcaldía carioca, el actual Crivella y el exalcalde Eduardo Paes, afrontan diversas investigaciones también por corrupción.

Fuente: Diario Chaco

Facebook
Twitter
Google+
WhatsApp

Deja tu comentario

NUESTRO TWITTER

SUSCRIBITE

Ingresá tu email y recibí las últimas noticias