La noche en que Diego Maradona estuvo junto a Jorge Guinzburg, Graciela Alfano, Charly García y Joaquín Sabina

En julio de 1999 se emitió uno de los envíos más memorables de La biblia y el calefón

E

ste miércoles, a los 60 años, murió Diego Armando Maradona. Según se confirmó, el exfutbolista se descompensó y sufrió un paro cardíaco en la casa que habitaba en el barrio San Andrés, de la zona de Tigre, y no pudo ser reanimado.

Por su carisma y trayectoria, Maradona mantuvo una estrecha relación con gran parte del mundo del espectáculo, y de hecho tuvo su propio programa televisivo, La noche del 10, en 2005. Pero mucho antes, en otro ciclo de eltrece, La Biblia y el calefón, dejó su marca en una emisión memorable: en julio de 1999, el anfitrión Jorge Guinzburg recibió nada menos que al astro junto a Graciela Alfano, Charly García y Joaquín Sabina, quien compuso el tema del programa de entrevistas nocturno.

Se trató de una de las emisiones más recordadas del ciclo, una hora sin desperdicio. Alfano, única mujer invitada, recibió diversos elogios de todas las figuras presentes, e incluso se dio un «piquito» con Diego. «Es que él es degustador. Él conoce, puede hablar», había dicho ella. «Gracias, Graciela. Después vemos», replicó Maradona, agregando que «la mujer argentina no tiene rival». Alfano, a modo de agradecimiento, recreó la famosa escena de Sharon Stone de Bajos instintos, y más tarde, se acercó a darle dos famosos besos.https://www.youtube.com/embed/MlRcWTpjLhg

«Diego, vamos a hacer lo nuestro: te merecés un piquito», le dijo la exvedette. Posteriormente, Charly hizo lo propio con Sabina a quien abrazó y besó en la boca. El artista español también se puso la camiseta de Boca en un tramo del envío, que había sido un regalo de Diego, con su inconfundible firma. «Señores, se han formado varias parejas», acotó entre risas Guinzburg, antes de pedir un corte.

Por otro lado, como el programa estuvo marcado por diversas insinuaciones -y muchos brindis con champagne-, se emitió un segmento en que la periodista Ernestina Pais, movilera del ciclo, le preguntaba a la gente en la calle por sus fantasías y si las concretarían o no; el interrogante, luego, se trasladó a los invitados.

En mayo del año pasado, Alfano habló sobre el programa en Los ángeles de la mañana e hizo una confesión alusiva, al revelar algunos episodios románticos que había vivido con el Diez; según sus palabras, el primero sucedió precisamente luego de ese recordado programa. «Fue después de grabar La Biblia y el calefón. Fuimos a la casa de Jorge Guinzburg en Belgrano y siguió el programa, la noche», añadió la actriz.

Fuente: La Nación

Facebook
Twitter
Google+
WhatsApp

Deja tu comentario

NUESTRO TWITTER

SUSCRIBITE

Ingresá tu email y recibí las últimas noticias