Los trenes de Kim Jong-un y los misiles balísticos de Corea del Sur

El hecho ocurrió horas después de que Corea del Norte arrojara dos proyectiles disparados desde un tren en movimiento, similares a los que usaba la exUnión Soviética para descargar los SS-24, construidos en 1991.

Al líder norcoreano, Kim Jong-un, habituado a disparar cohetes a las aguas de Corea del Sur y de Japón, sus ensayos nucleares se le volvieron en contra, ya que esta semana Seúl lanzó un misil balístico desde un submarino con lo que aumentó su capacidad de disuasión frente a Pyongyang.

El hecho ocurrió horas después de que Corea del Norte arrojara dos proyectiles disparados desde un tren en movimiento, similares a los que usaba la exUnión Soviética para descargar los SS-24, construidos en 1991.

Con estas nuevas armas, Pyongyang espera disponer de una mayor capacidad de ocultamiento y de movilidad frente a Corea del Sur, su acérrimo enemigo político y militar.

De todos modos, los trenes siempre apasionaron al dictador norcoreano, quien no obstante a principios de mayo de 2018 utilizó un avión para reunirse en la ciudad costera china de Dalian, ubicada a unos 841 kilómetros del centro de Beijing, con el presidente de China, Xi Jinping.

Kim Jong-un habituado a disparar cohetes a las aguas de Corea del Sur y de Japón.
Kim Jong-un habituado a disparar cohetes a las aguas de Corea del Sur y de Japón.

Pero Kim, de 37 años, realiza la mayoría de sus viajes en un tren, de color verde, como el que utilizó el 24 de abril de 2019 para viajar a Vladivostok, Rusia, con el fin de entrevistarse con el presidente ruso, Vladimir Putin.

Corea del Sur no tiene armas nucleares, pero es un aliado estratégico de Estados Unidos, país que lo apoyó en la Guerra de Corea (1950-1953). Actualmente, un total de 28.500 soldados estadounidenses permanecen en ese país asiático.

El incidente se registra, también, en un momento en que el diálogo sobre la desnuclearización de la península sigue estancando desde la fracasada cumbre que mantuvieron en Hanoi, Vietnam, el expresidente estadounidense Donald Trump y Kim, el 27 de febrero de 2019.

Sin embargo, el Gobierno del presidente demócrata, Joe Biden, manifestó en los últimos meses su intención de reunirse con Pyongyang, sin condiciones previas, para tratar de reavivar las negociaciones.

El cohete balístico lanzado por el aliado de la Casa Blanca desde un submarino, conocido por el acrónimo inglés de SLBM, (Submarine-Launched Ballistic Missile), es mucho más difícil de detectar cuando se dispara desde el mar o el océano
El cohete balístico lanzado por el aliado de la Casa Blanca desde un submarino, conocido por el acrónimo inglés de SLBM, (Submarine-Launched Ballistic Missile), es mucho más difícil de detectar cuando se dispara desde el mar o el océano.

Esta prueba constituye el primer ensayo satisfactorio de Seúl con este tipo de arma, lo que convierte a Corea del Sur en el octavo país con capacidad para lanzar SLBM, junto a EEUU, Rusia, China, India, Reino Unido, Francia y Corea del Norte, según informes citados por la cadena alemana de noticias Deutsche Welle.

«El misil lanzado por Corea del Sur desde un submarino nos da dos pautas: primero, Pongyang pierde lo que es una ventaja temprana para el caso de que le lancen un proyectil en contra de su territorio, porque los cohetes basados en tierra dejan una huella que se puede detectar», dijo a Télam Juan Battaleme.

El analista, experto en defensa y docente de Relaciones Internacionales de la Universidad de Buenos Aires (UBA), explicó que anteriormente «si Corea del Sur quería arrojar un misil sobre Corea del Norte, China lo podía descubrir y avisar a Pyongyang, y éste reaccionar en consecuencia».

«Pero, ahora, al lanzar desde un submarino un misil balístico, Corea del Sur puede atacar sin dar una señal de alerta en una eventual crisis, por lo tanto la capacidad de disuasión de Seúl aumenta y la de Corea del Norte disminuye», manifestó.

En esta saga tragicómica entre los dos Coreas, apareció también la influyente hermana menor del líder norcoreano, Kim Yo-Jong, quien dijo que las pruebas de misiles «no son una provocación de Pyongyang»
Para Battaleme, esta nueva situación «mantiene la actual Guerra Fría entre los dos países».

«Segundo: el próximo paso de Corea del Sur bien podría ser la nuclearización de estos misiles, ya que eso es algo que está dentro de las expectativas, sobre todo porque Seúl y Washington son aliados. El Gobierno surcoreano tiene, además, algunas dinámicas contraproducentes con China, con lo cual hay que prestarle atención a eso», afirmó.

El académico manifestó que «Corea del Sur va a poner en el mercado tecnología de submarinos muy importante para países ´medios´ que quieren contar con esta capacidad. Hay que ver cómo ha jugado Estados Unidos y el Reino Unido en el desarrollo de Seúl».

En este sentido, el experto dijo que «puede haber uno que otro freno limitante a lo que vaya a exportar el gobierno de Moon (Jae-in) en materia de armamento».

«Corea del Sur, en el ámbito Asia-Pacífico, es un país productor de armas de alta tecnología y es bien dicho lo que se puede llamar una potencia ´media´ con todas las de la ley», agregó.

En esta saga tragicómica entre los dos Coreas, apareció también la influyente hermana menor del líder norcoreano, Kim Yo-Jong, quien dijo que las pruebas de misiles «no son una provocación de Pyongyang», sino parte de una actividad normal de defensa.

Fuente: Telam

Facebook
Twitter
Google+
WhatsApp

Deja tu comentario

NUESTRO TWITTER

SUSCRIBITE

Ingresá tu email y recibí las últimas noticias