Por qué la reina Isabel II rompió a último momento una de las reglas sagradas de la Navidad real

El prometido de la princesa Beatrice, Edo Mapelli Mozzi, tuvo apenas unas horas para prepararse para su primera Navidad Real en Sandringham. Es que la Reina decidió romper su regla – que sólo las parejas casadas y los miembros de la Familia Real pueden asistir a las festividades de tres días – en el último minuto.

Su cambio de opinión hizo que Edo se enfrentara a un desafío frenético: preparar un amplio vestuario con 15 cambios de look ya que hay hasta cinco cambios de vestuario al día en la finca de Norfolk.

La princesa Beatrice, Edo Mapelli Mozzi (Shutterstock)
La princesa Beatrice, Edo Mapelli Mozzi (Shutterstock)

Sandringham no es conocido por ser el palacio real más bonito, pero la Navidad allí todavía se lleva a cabo con precisión militar. Así, los invitados llegaron en Nochebuena en estricto orden inverso a su antigüedad en la familia: Bea y Edo, y la Princesa Eugenia y su esposo Jack Brooksbank, fueron los primeros.

Después de un té ligero, a las 18 en punto, se produjo el intercambio de regalos. Y por la noche, se realizó una cena de etiqueta. El día de Navidad comenzó con un servicio en la Iglesia de Santa María Magdalena y luego el almuerzo. Edo ni siquiera tuvo la oportunidad de cumplir con la tradición de vestir algo usado en Boxing Day (Día de San Esteban) porque estrenó un conjunto de Tweed para la tradicional sesión de fotos.

Una fuente aseguró al Daily Mail: “Pongámoslo de esta manera, si Edo fuera una mujer, simplemente no habría tenido tiempo físico para conseguir la selección de diferentes vestidos, sombreros y abrigos que se necesita para el evento. Tiene suerte de que sea un poco más fácil empacar varios trajes que encontrar diez vestidos. Aún así, no son muchos los hombres que tienen más de diez camisas limpias colgadas en el armario, y mucho menos tantos trajes diferentes y una corbata negra a mano».

Es que las navidades de la realeza británica son estrictas. Nunca en su historia los huéspedes repitieron un conjunto…

La única persona que ha asistido previamente a Sandringham antes de casarse con fue Meghan Markle, que acompañó al Príncipe Harry en 2017. Ni siquiera a Kate Middleton se le permitió asistir con el Príncipe William antes de la boda.

Se cree que el promotor inmobiliario Edo recibió la llamada en el último minuto porque la Reina quería prestar su apoyo a su nieta Bea, que se ha enfrentado a una gran presión en las últimas semanas. El escándalo sexual de su padre, el príncipe Andrés -acusado de abuso y de mantener una polémica relación con el fallecido pedófilo norteamericano Jeffrey Epstein- ocasionó constantes discusiones sobre los preparativos de su boda, incluyendo la fecha y el lugar. Las fuentes dicen que su paciencia se ha puesto a prueba hasta el límite y sólo gracias a su prometido ha podido seguir adelante. Así, Isabel premió la templanza del nuevo integrante familiar y lo invitó a Sandringham.

Beatrice y su padre, el polémico príncipe Andrés, en la Navidad de 2016 (Reuters)
Beatrice y su padre, el polémico príncipe Andrés, en la Navidad de 2016 (Reuters)

Infobae

Facebook
Twitter
Google+
WhatsApp

Deja tu comentario

NUESTRO TWITTER

SUSCRIBITE

Ingresá tu email y recibí las últimas noticias