Sharon Stone deslumbró en una tapa de moda y confesó sus demonios

Usó un vestido naranja al cuerpo con la espalda al descubierto para la última edición de L Officiel. A los 63, sigue siendo una de las más lindas de Hollywood.

Aunque quisiera, Sharon Stone no puede pasar inadvertida jamás. Dueña de una sensualidad única es, a los 63 años, una de las mujeres más lindas de Hollywood. En esto días además, se ha convertido en noticia gracias a la publicación de su libro “La belleza de vivir dos veces“, donde lejos de la vida glamorosa que uno pueda imaginar que ha tenido la protagonista de Bajos Instintos, hace revelaciones escalofriantes sobres su niñez y su carrera.

Niña mimada de la moda si las hay, Stone es la chica de tapa de la nueva revista L Officiel París. Allí se la ve con un vestido naranja al cuerpo de la marca italiana Ferragamo posando sobre una roca, descalza y con el pelo suelto, casi a cara lavada. ¿El título? Segunda vida. En las redes sociales de la revista además, hay publicado un video del back de la producción de fotos a cargo de Michael Muller quien en sus redes confesó el honor que fue trabajar con la actriz luego de su rol en la serie Ratched.

A lo largo de estos años, Sharon Stone ha deslumbrado en cada tapa de revista y en cada alfombra roja que pisó. Con la publicación de su libro hace apenas unos días, la mujer que enloqueció a los hombres en Bajos Instintos y en Casino, le cuenta al mundo su lado B.

La sexualidad, por ejemplo, es una cuestión muy marcada en las memorias de Stone, según afirma un artículo en el diario español El País. “Chuck, mi agente entonces, me dijo que nadie me contrataría porque no era sexy”, escribió la actriz. Fue entonces que su profesor la ayudó a quitarse complejos y a que se lanzara a interpretar a Catherine Tramell en Bajos instintos, un papel que le costó mucho conseguir.

Su manager se coló en el despacho del director y robó el guion. Ella tardó “siete u ocho meses” en conseguir que Verhoeven la viera, porque el coprotagonista, Michael Douglas, no quería hacer una prueba con ella. “No era nadie comparada con él, y era una película muy arriesgada. Le ofrecieron el papel a otras 12 actrices que lo rechazaron y entonces Michael accedió a probar conmigo. Ahora somos amigos. Me enseñó muchísimo”, relata.

Aquella película de 1992 le dio fama y fortuna. Cuenta que cuando fueron al Festival de Cannes tuvo que improvisar un vestido con un bikini y su pareo porque unos fans asaltaron su suite y se llevaron su ropa, afianzando su estatus de estrella, pero también de principiante, porque no tenía dinero para comprarse nada más.

Sharon Stone cuenta que todavía le gusta actuar y que siente “orgullo” por su trabajo: “Me lo gané”. Dice que ser actriz es su pasión, ahora incluso más que antes, porque está cómoda, vivió experiencias que la ayudan y todo es mucho más fácil”. También porque siente menos presión, ya no es su única razón de vivir. “Cuando la jornada de trabajo se termina, buena o mala —y suele ser buena— vuelvo a una casa llena de amor, así que no pasa nada”.

Fuente: TN

Facebook
Twitter
Google+
WhatsApp

Deja tu comentario

NUESTRO TWITTER

SUSCRIBITE

Ingresá tu email y recibí las últimas noticias